Aclaraciones a mitos y leyendas forestales

Pese a la creencia extendida de que los pinos o eucaliptos pueden ser parte del origen de los fuegos en España, los ingenieros de Montes precisan que en realidad ni el origen de esta masa, ya sea natural o repoblada, ni la especie, son el motivo por el que los montes arden en España.

Durante unas jornadas sobre “Incendios forestales, montes y personas” organizadas por la Real Academia de Ingeniería (RAI) los ponentes Luis Gil e Inés González Doncel ambos catedráticos de la UPM, se encargaron de deshacer algunos tópicos sobre el sector forestal, entre ellos:

1.- Los montes que arden en España no se queman ni para urbanizar el terreno ni para vender la madera. La urbanización requiere de un proceso mucho más complejo que el simple hecho de quitar la vegetación y no se hace negocio con la madera quemada.

2.- No hay especies forestales “nobles” porque ello supondría que hubiera especies “plebeyas” y la naturaleza no establece esas diferencias. A nadie se le ocurre hablar de que la remolacha es más noble que la patata, el trigo o la cebada.

3.- Las plantaciones no son malas (¡ni siquiera las de eucalipto!), ni agotan el suelo, ni secan las fuentes, ni impiden el crecimiento de otras plantas bajo ellas. Los recursos que obtienen del suelo, agua y nutrientes, son mucho menores que los de cualquier cultivo agrícola.

4.-Todos los pinos que vemos por nuestra geografía, salvo el pino radiata, son autóctonos. (**). Las investigaciones lo han demostrado con contundencia: llevan con nosotros tanto o más tiempo que robles y hayas. Y son siete: piñonero, silvestre, negral, rodeno o resinero, carrasco, pino negro o de montaña y el pino canario.

5.- Los pinos no son “franquistas” (**) y se utilizaron en las repoblaciones, en España y fuera de España, por ser las especies más frugales, las que necesitan menos suelo y las más capaces de prosperar sin protección. Por eso en democracia seguimos utilizándolos.

6.- El papel que consumimos procede en su mayoría de importaciones o plantaciones bajo un plan de gestión forestal sostenible. Lo que sí es malo es utilizarlo sin medida y no reciclarlo.

7.- Consumir productos del monte es la mejor inversión que podemos hacer para conservarlo. Lo que produce y genera ingresos –aunque sea pocos– se cuida más. En especial en momentos de crisis.

(**) La estrecha relación que desde hace décadas existe entre la dictadura franquista y una intensa actividad repobladora con pinos ha determinado que, en algunos ambientes intelectuales, se les considere especies foráneas por lo que existe una suerte de “odio al pino” solo superada por la aversión al eucalipto. Los eucaliptos son exóticos en España, ocupan algo más de medio millón de hectáreas y serían motivo de otra explicación, pero todos los pinos que vemos por nuestra geografía, salvo el pino radiata, son autóctonos.

Las investigaciones históricas y prehistóricas demuestran que llevan con nosotros tanto o más tiempo que robles y hayas. El libro de la montería, escrito a mediados del siglo XIV, recoge más de 50 topónimos de pueblos cuyo nombre deriva de la palabra “pinar”, cantidad solo superada por los procedentes de la voz “colmenar”.

La máxima de los ingenieros de montes del XIX fue “Vale más imitar que no enmendar a la naturaleza”, ideario que, cuando pudieron, mantuvieron sus herederos, aunque no pocas veces la política repobladora ha obligado a “resucitar” especies como los pinos o robles. Pero los pinos no son “franquistas”. Por eso en democracia seguimos utilizándolos.

Anuncios

4 pensamientos en “Aclaraciones a mitos y leyendas forestales

  1. Pingback: Aclaraciones a mitos y leyendas forestales | Tabuyo del Monte | Scoop.it

  2. gracias, como siempre, por tu defensa genérica del pino …pero me sigo haciendo algunas preguntas del “aquí y ahora” de esta especie arbórea
    ¿ había hace 50 años una plantación tan extensa y densa como la que se acaba de quemar…y que a punto ha estado de arrasar pueblos enteros ? ¿se mantenían tales extensiones en el mismo estado o había algún mantenimiento y explotación comunal ? ¿participaban los ayuntamientos y juntas de la zona en los beneficios de la explotación ? ¿es sostenible volver al status quo anterior al incendio o hay que cambiar algo ? ¿qué?

    un saludo

    • Buenas Carlos y gracias por tus comentarios.
      Efectivamente, hace 50 años las masas de pinares del Teleno no ofrecían el aspecto que presentan ahora, en esos tiempos se continuaba aumentando la población de pinos mediante su repoblación, así como aumentaba también la actividad de los pueblos por verse inmersos dentro de los trabajos forestales a realizar para el Estado “los jornales” y para casa “resina, madera, leñas, piñones, agujas, urces, cepos, carbón vegetal, pastos, … básicamente se aprovechaba todo lo que “daba” el monte, por lo que los montes se mantenían “limpios”.
      Ahora como se puede comprobar la situación de los montes ha cambiado, pero como también ha cambiado la economía y la sociedad de los pueblos, antes trabajar en el monte y por “cuatro perras” no era una posibilidad era una necesidad, así como no dejar que el matorral creciera entre los pinos, porque las “urces y brezos” eran cortadas para alimento de hornos de panaderos y barro, no “sobraba” ni un pino porque todos eran trabajados o estaban en espera de serlo, porque aunque era un trabajo duro y mal pagado, generaba ingresos a los pueblos y a las familias.
      Hoy en día no se ejecutan todos los trabajos previstos en los planes de ordenación de los montes o por lo menos los que serían deseables ¿por qué? pues por lo mismo que antes si se hacían, por el dinero y ahí radica uno de los mayores problemas, sin olvidar la mayor lacra de los incendios forestales “En el 95% de los casos hay alguien que prende”, que sin dinero no hay para pagar los trabajos y por lo tanto el monte queda “aplazado”, si los ingresos de los montes no superan a los gastos.
      Difícil problema éste y más en la situación actual.

  3. Me parece excelente el artículo, solo una puntualización:
    En el párrafo :

    “(**) La estrecha relación que desde hace décadas existe entre la dictadura franquista y una intensa actividad repobladora con pinos ha determinado que, en algunos ambientes intelectuales,….”

    Yo hubiese escrito:
    “(**) ……, en algunos ambientes pseudointelectuales,”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s